Estos son los 5 principios para la recuperación educativa

Los nuevos liderazgos políticos de Sinaloa tendrán la responsabilidad de evitar las consecuencias negativas de una catástrofe educativa, tales como mayor abandono escolar, retroceso en los niveles de aprendizaje y un deterioro general a las posibilidades de desarrollo social y económico.
Para contribuir con esta misión, Mexicanos Primero Sinaloa desarrolló un análisis especializado que explica los principales riesgos y desafíos educativos que amenazan a la entidad. Y también, que explica cómo poder atacar estas problemáticas desde la política educativa local.
En este sentido, Gustavo Rojas Ayala, director general de la institución, precisó que el primer paso, que ya empezó a darse, será garantizar un regreso gradual y paulatino a las escuelas a través de los Centros Comunitarios de Aprendizaje. El segundo paso deberá ser la preparación de un regreso escolar a gran escala, para todos los estudiantes, en todos los niveles, una vez superada la fase crítica de la pandemia. Y el tercer paso será generar una estrategia de recuperación de los aprendizajes y el bienestar emocional, que además permita reorientar el sistema educativo estatal hacia una visión de desarrollo social, económico y cultural para Sinaloa.
Rojas Ayala también señaló que, independiente del color del partido con el que se llegue a la gubernatura y a las posiciones de liderazgo político más importantes durante estas elecciones, este proceso de recuperación de los efectos negativos de la pandemia sólo será posible si la política pública educativa estatal sigue los siguientes principios durante el próximo sexenio:

1) Basar decisiones de política pública en evidencia: La recuperación de los niveles de aprendizaje y el aumento en los niveles de aprendizaje de los estudiantes en el estado no puede hacerse a ciegas. Sinaloa debe contar con mecanismos de medición y evaluación de su capacidad de garantizar el derecho a aprender de manera efectiva en los estudiantes, con los cuales aprenda constantemente cómo hacer cada vez un mejor trabajo.

2) Mayor colaboración entre niveles y sectores de gobierno: Para regresar a la escuela será clave la coordinación entre los sectores de salud y educación. En el tiempo esto debe mantenerse. Un mejor futuro para la educación en Sinaloa sólo será posible con mayores niveles de colaboración entre los distintos órdenes de gobierno. Y con una visión dialogada y consensuada entre el legislativo y el ejecutivo. Y los municipios también han de ser cada vez más protagonistas en el ámbito educativo.

3) Condiciones materiales adecuadas: La pandemia visibilizó graves carencias en la infraestructura escolar, que atentan contra la capacidad del sistema educativo de ofrecer una oportunidad de aprender justa para todas y todos. Por otra parte, el acceso a internet y a la tecnología cobra gran importancia ante posibles escenarios de disrupción similares a los vividos a raíz de esta situación. La inversión educativa deberá priorizar contar con las condiciones materiales necesarias para un sistema educativo renovado.

4) Protagonismo docente y directivo: A nivel internacional la evidencia es clara en señalar que, así como el docente es el factor más influyente en el aprendizaje de los estudiantes, los directores tienen en lo agregado efectos iguales o más importantes. Construir en diálogo permanente con el magisterio las medidas necesarias para asegurar su formación continua y profesionalización será fundamental para una estrategia de mejora eficaz y eficiente.

5) Participación social: La experiencia de distintos países a través del establecimiento de mesas de trabajo social, ha demostrado la importancia de tomar decisiones relevantes en materia educativa de forma participativa y democrática. Trabajando en conjunto, representantes de instituciones académicas, sociales, así como actores escolares como familias, docentes y estudiantes, será posible construir una estrategia factible de implementar para fortalecer el aprendizaje y alcanzar la visión de futuro que Sinaloa perseguirá a través de su educación.

Todos estos elementos, serán de vital importancia para garantizar los derechos educativos de niñas, niños y jóvenes en Sinaloa y evitar la silenciosa catástrofe educativa que transcurre en nuestro estado.

Cierre escolar por Covid-19 profundiza la brecha de desigualdad en la educación

Los cierres escolares por la pandemia por la Covid-19 provocaron que se ampliara aún más la brecha de desigualdad y la exclusión de las niñas y niños indígenas, así como de menores migrantes, en la educación de Sinaloa.

Población que, de hecho, es la más vulnerable de todas.

Gustavo Rojas Ayala, director de Mexicanos Primero Sinaloa, expone que la evidencia disponible demuestra que estudiantes en comunidades indígenas, así como aquellos pertenecientes a familias de jornaleros agrícolas migrantes, son quienes enfrentan las condiciones de mayor marginación, exclusión y vulnerabilidad el país (INEE, 2016; INEE, 2017).

De acuerdo con la Encuesta de Hogares ENCOVID19, únicamente 84.8% de los niños en hogares con menores recursos habían seguido sus clases a distancia, dato que contrasta con el 90.7% en hogares de mediano ingreso y 95.1% en hogares de alto ingreso (UNICEF, 2020).

Por otra parte, tan solo en el trimestre mayo-julio del 2020, los niveles de seguridad alimentaria disminuyeron del 27.8% al 21.1 %. Lo anterior, correlaciona con una pérdida de 30% en los ingresos familiares en cuatro de cada diez familias con niñas, niños y jóvenes (UNICEF, 2020).

El director general de Mexicanos Primero Sinaloa informa que se están buscando acercamiento con los candidatos y las alianzas que compiten por posiciones de liderazgo político en la entidad para presentarles un balance de los principales desafíos en materia educativa que enfrentan los sinaloenses y compartirles la importancia de atender la educación como una prioridad.

El reto para los próximos gobernantes es grande y deberán demostrar el compromiso, a través de acciones concretas, como aprobar marcos legislativos y presupuestos suficientes para recuperarnos de este golpe y evitar la catástrofe generacional, considera Rojas Ayala.

Para el caso de las comunidades migrantes, será de gran importancia garantizar la disposición de financiamiento estatal. Hasta 2020, éste permitió operar el Programa de Atención Educativa de la Población Escolar Migrante (PAEPEM), atendiendo un total de 6,217 alumnos y 294 figuras educativas, sin embargo, este programa federal fue eliminado para este año, por lo que nuestro estado, que es el principal receptor de esta población en el país, dejó de percibir más de 12 millones de pesos.

Asimismo, también será importante subsanar los recursos del Programa de Atención a la Diversidad de la Educación Indígena (PADEI) que se dejarán de recibir por parte de la federación para poder seguir atendiendo a la población indígena. Esto implicará mantener el programa con recursos estatales.

La emergencia sanitaria ha privado a muchos niños de los servicios básicos para su desarrollo integral y ampliando aún más las brechas sociales. Gustavo Rojas convoca a evitar juntos una catástrofe generacional y permitirle a Sinaloa mirar hacia el futuro con ambición, optimismo y esperanza, especialmente para las niñas, niños y jóvenes más vulnerables.

MPS expondrá a candidatos el balance y desafíos de la educación en Sinaloa

Mexicanos Primero Sinaloa se acercará a los candidatos que compiten por posiciones de liderazgo político en la entidad, para presentarles un balance preciso de los principales desafíos en materia educativa que enfrentan los sinaloenses.

Gustavo Rojas Ayala, director general de la organización en el estado, explicó que el objetivo es que los próximos líderes políticos de Sinaloa cuenten con información y evidencia para tomar decisiones que eviten la catástrofe educativa y hacer de la educación una prioridad.

A más de un año del cierre de escuelas, las consecuencias ya comienzan a hacerse evidentes, por lo que se requiere iniciar urgentemente el proceso de recuperación educativa en nuestro estado y evitar que estas afectaciones sean permanentes.

Rojas Ayala recordó que desde Mexicanos Primero Sinaloa se ha advertido que, de no implementar una acción pronta contra los efectos prolongados del cierre de escuelas la escolaridad promedio en la entidad podría retroceder a los niveles que tenía una década atrás. Además de que, siguiendo las estimaciones del INEGI, el problema del abandono escolar podría significar que 127,869 personas en el estado no pudieron inscribirse en el ciclo escolar 2020-21.

El documento que los candidatos podrán disponer contiene algunas pautas que permitan priorizar temas críticos y delinear mecanismos de política educativa para hacer frente a dichos retos durante los próximos años. La información consta de dos secciones fuertemente marcadas por la enorme disrupción que la pandemia de COVID-19 ha generado en el sistema educativo nacional y estatal.

Primera sección: es una descripción de los principales retos actuales del sistema educativo estatal, a partir del uso de evidencia que demuestra el impacto negativo causado por los cierres escolares prolongados.

Segunda sección: expone cuáles son los principios que deben guiar el proceso de planificación estratégica del sector educativo en Sinaloa durante los próximos años, así como los temas críticos para garantizar el derecho a aprender de todas las niñas, niños y jóvenes en el estado.

Gustavo Rojas reiteró la disposición de seguir colaborando con las nuevas autoridades para hacer de la educación una prioridad durante los años por venir, y convocó a demostrar el compromiso, a través de acciones concretas, como aprobar marcos legislativos y presupuestos suficientes para recuperarnos de este golpe y evitar la catástrofe generacional.