La crisis de salud es una oportunidad para resetear la educación, concluyen en conversatorio

Resetear instituciones educativas; no regresar a métodos educativos que antes de la pandemia no arrojaban resultados relevantes; darle importancia a la educación socioemocional también de padres y maestros, son algunas de las ideas que compartieron expertos y expertas en educación durante el conversatorio organizado por Mexicanos Primero Sinaloa.

Regresar de cara al futuro: Reimers

Fernando Reimers, catedrático de educación y director del Programa de Política Educativa Internacional de la Universidad de Harvard, destacó que la reflexión en torno al sistema educativo no debe quedarse en el proceso de regreso a clases ni pensar en retornar al mismo sistema previo a la pandemia, sino hacia la educación de cara al futuro con base en las experiencias e innovaciones que están surgiendo durante la actual pandemia de la Covid-19.

“Creo que, en muchos sentidos, esta crisis es de verdad una oportunidad de resetear el funcionamiento de muchísimas instituciones educativas”, expuso.

“Para que haya de verdad ese nacimiento hace faltan 3 cosas, sin duda hacen falta recursos, pero hace falta, sobre todo, liderazgo bueno y hace falta conocimiento. Sin liderazgo y sin conocimiento vamos a perder la mayor oportunidad”.

Para Reimers, ese reset educativo se dará aprovechando tres aprendizajes obtenidos en este periodo de crisis de salud: Innovación, estudiar la innovación y darle continuidad y fortalecer las alianzas entre sectores públicos y sociales que se han logrado.

Mexicanos Primero Sinaloa organizó el Conversatorio y Presentación de Resultados del Reporte: Regreso, Escuela y Esperanza: Experiencias en los Centros Comunitarios de Aprendizaje en Sinaloa.

Además de Reimers, los expositores fueron Rosa Wolpert, Oficial de Educación de la oficina de la UNESCO en México; Daniela Labra, Directora General de AtentaMente Consultores A.C.; Juan Alfonso Mejía, Secretario de Educación Pública y Cultura de Sinaloa, así como Gustavo Rojas Ayala, Director general de Mexicanos Primero Sinaloa.

Las prioridades del regreso: Wolpert

Rosa Wolpert destacó prioridades que tener en cuenta para transitar de esta época de crisis a la educación del futuro con el enfoque de derechos humanos.

Acciones

Continuar con las medidas sanitarias. No relajarse.

Enfoque de equidad e inclusión. Es decir, atender a los más vulnerables.

Seguir con la preparación en la educación para las emergencias.

Continuar con ejercicios de innovación e investigación para que sean un elemento esencial en la toma de decisiones de las políticas públicas educativas.

No descuidar la salud socioemocional de estudiantes y maestros.

Mejorar Infraestructura.

Enfoques

Promover la participación de adolescentes en las decisiones. Tenemos que escuchar a nuestros estudiantes.

Promover la igualdad de género en el sistema educativo, en este tema de la deserción hay un importante tema de género que no debemos descuidar.

Continuar con el desarrollo de la tecnología. No abandonar toda la capacitación que se dio a los maestros, ya forma parte de nuestro sistema.

Diversificar la manera de evaluación.

Robustecer nuestros sistemas de información. 

Reconocer el liderazgo de los docentes.

Tomemos en serio a la educación: Mejía

Juan Alfonso Mejía López, habló, entre otros temas, sobre cómo dimensionar la aspiración de que la educación sea realmente importante para la sociedad. Más, si se considera que con ella se corrigen las desigualdades sociales.

“Me encantaría pensar que regresar, no sea regresar a lo mismo, partiendo de la aspiración mínima que debemos tener es que nos tomemos en serio la educación. Lo veo, por ejemplo, en la infraestructura escolar, yo creo que, si la educación fuera lo más importante, entonces, tendríamos unas escuelas que lo reflejarían y serían la expresión de la importancia que le damos. Y la verdad es que no es así.

“Hay que entender que la educación no es el problema es la solución para combatir las desigualdades. Si te tomas en serio la educación y construyes en comunidad, creo que puedes combatir las desigualdades con mayor eficacia o potencialidad”.

Cultivemos el bienestar: Labra

Daniela Labra , experta del tema socioemocional en la educación, habló sobre el rol de la enseñanza del bienestar en la educación del futuro.

Toda aula, asentó, es un espacio socioemocional y asumir que la emocionalidad está presente nos ayudará a que todos nos preparemos mejor.

“Si entendemos que el bienestar es una habilidad que se puede cultivar pues entonces podemos integrar el cultivo del bienestar a nuestra educación y creo que eso realmente nos puede ayudar y ser parte de este futuro y de reimaginar en donde nos educamos también en este aspecto, de cómo ser personas con vidas más satisfactorias, más significativas”, expresó.

Esto motivó a directores a reabrir las escuelas

El estudio “Regreso, Escuela y Esperanza: Experiencias en los Centros Comunitarios de Aprendizaje en Sinaloa”, realizado por Mexicanos Primero Sinaloa, surge de la necesidad de sistematizar las claves de un proceso de regreso a la escuela que aún es frágil e inestable en muchos países de América Latina

A partir de los hallazgos y conclusiones de este estudio, se contará con una importante referencia para guiar la reapertura voluntaria de escuelas para este el ciclo escolar 2021-2022.

La investigación centra su atención en las experiencias de directores de 10 escuelas que regresaron a la presencialidad como Centros Comunitarios de Aprendizaje ( CCA ) entre el 26 de abril y el 9 de julio de 2021, después de 13 meses de escuelas completamente cerradas.

Entre los principales hallazgos se encuentran las motivaciones para tomar la decisión de “abrir”, que nos da cuenta de cómo se llevaron a cabo los procesos de decisión de apertura.

¿Cómo se decidió reabrir las escuelas?

El proceso que llevaron a las escuelas a decidir abrir sus puertas como CCA se dio en la segunda semana de abril de 2021, fecha en la que los directores propusieron esta opción a los docentes durante el Consejo Técnico Escolar (CTE). Entre los participantes de este espacio, se decidió la reapertura de cada escuela.

Los directores señalaron que la decisión de funcionar como CCA en ningún caso fue unánime. Los principales argumentos para no regresar de forma presencial correspondían a aprehensiones y preocupaciones por cuestiones de índole personales y de salud.

Los directores resolvieron las diferencias de opinión respecto a la reapertura de la escuela optando por un manejo flexible y adaptable, que aceptara aquellos casos de docentes con sentimientos de inseguridad respecto al regreso a la presencialidad.

Las escuelas pudieron establecer qué criterios utilizar para determinar a qué estudiantes atender. Las escuelas priorizaron a aquellos estudiantes caracterizados por un bajo desempeño escolar; a quienes tenían una nula o intermitente comunicación con la escuela, así como aquellos que no contaban con las herramientas ni recursos para trabajar a distancia.

Factores motivadores de la decisión de abrir un CCA

La principal motivación para decidir la apertura de los CCA fue la preocupación por sus alumnos desvinculados de la escuela o con un evidente bajo nivel de aprendizaje. Respecto a los estudiantes con quienes no se tuvo contacto, algunos directores señalan haber implementado estrategias para contactar a las familias, buscando personalmente a los alumnos en sus hogares. Sin embargo, señalan que esto no fue suficiente para que éstos regresaran a la escuela.

En general, la dificultad para contar con información de calidad respecto a la situación de los estudiantes fue un reto recurrente. Ésta, a su vez, se vio fuertemente vinculada a la imposibilidad de mantener comunicación sostenida con algunos alumnos por vías digitales. Tal limitación llevó a algunos docentes y directivos a realizar visitas domiciliarias a los estudiantes

Las limitadas condiciones tecnológicas y digitales en los hogares fueron otra razón considerada por los directores para la implementación de los CCA.

De igual manera, otro factor motivador de la decisión de abrir los CCA es el compromiso ético y profesional.

“El esfuerzo vale la pena porque de aquí a unos 10 o 15 años nos tomaremos un café con esos alumnos que atendimos y ellos recordarán lo que vivimos y que ellos fueron el resultado de esa crisis y lo superamos todos juntos”. -Emilio R.

Profesor de telesecundaria