Estudio de la OCDE confirma importancia de atender la Primera Infancia - Mexicanos Primero Sinaloa Skip to content

Estudio de la OCDE confirma importancia de atender la Primera Infancia

El aprendizaje en los primeros años tiene un impacto duradero en el desarrollo posterior de los niños, destaca la investigación

El nivel de atención que se tenga en el desarrollo del aprendizaje en los niños y niñas de cero a 5 años definirá en gran medida el éxito educativo posterior que tengan, revela el estudio Improving Early Equity: From Evidence to Action.

Dicho estudio lo desarrolló la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico en Inglaterra, Estados Unidos y Estonia, con la participación de niñas, niños, padres y maestros.

Entre los hallazgos de la investigación destaca que los primeros cinco años de la vida de un niño son de gran oportunidad, pero también de gran riesgo. En México, a diferencia de lo que indica el estudio, el periodo sobre el que trabaja la Estrategia Nacional de la Primera Infancia es de los 0 a los 6 años.

“El aprendizaje de los niños ocurre a un ritmo más rápido en la Primera Infancia que en cualquier otro momento de la vida. Los niños que tienen un desarrollo temprano pobre experimentan impactos duraderos posteriores”, revela.

Pobreza, el mayor factor de riesgo para el desarrollo

Crecer en un hogar de bajo nivel socioeconómico es el mayor factor de riesgo relacionado con el aprendizaje temprano de los niños, destaca el estudio.

“Los niños de 5 años de familias de bajo nivel socioeconómico están, en promedio, 12 meses por detrás de los niños de alto nivel socioeconómico en su desarrollo cognitivo”, detalla el informe.

Pero la brecha es aún mayor, hasta de 20 meses, en el desarrollo socioemocional, que es clave para permitir que los niños se adapten y tengan éxito en un entorno escolar, agrega.

“Estas habilidades permiten que los niños funcionen bien en grupos, se lleven bien con otros niños, regulen sus respuestas emocionales y mantengan la atención”, revela la investigación.

A eso se suma que los niños de hogares de bajo nivel socioeconómico tienen más probabilidades de experimentar otros factores de riesgo, como bajo peso al nacer y tener un idioma en el hogar diferente al de su centro o escuela de educación y cuidado de la primera infancia.

“Estos riesgos agravan el nivel de desventaja que experimentan los niños de bajo nivel socioeconómico, lo que hace que la ‘igualdad de condiciones’ sea una aspiración más desafiante”, indica.

Tomadores de decisiones pueden mejorar la equidad temprana

Debido a que los retrasos en el aprendizaje se vuelven más arraigados a medida que los niños avanzan en la escuela primaria, lograr la igualdad de condiciones para los más desfavorecidos requiere acciones a gran escala antes de que los niños lleguen a la escuela, destaca la OCDE

“Los líderes educativos y los formuladores de políticas pueden mejorar la equidad temprana a través de proporcionar a los niños acceso a la educación y atención de la primera infancia, tomar medidas para garantizar que la EAPI sea de alta calidad, poyar vínculos sólidos entre los profesores de EAPI y los padres y mejorar la calidad de los entornos de aprendizaje en el hogar de los niños”, sugiere.

A través de esas acciones, los niños de 5 años que están en desventaja pueden estar en igualdad de condiciones que los niños más favorecidos y con todas las posibilidades de alcanzar el éxito educativo, destaca.

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Más notas