Balance, pendientes y expectativas ¿Qué viene para la educación en Sinaloa?

Mexicanos Primero Sinaloa analiza la gestión de Graciela Domínguez al frente de la SEPyC y lo que se espera de la persona que la releve en el cargo si participa en el proceso electoral

De confirmar Morena a Graciela Domínguez Nava como candidata a una diputación federal, deberá renunciar a su cargo como titular de la Secretaría de Educación Pública, el cual ostenta desde el 1 de noviembre de 2022, para dar paso a un nuevo secretario o secretaria en esta relevante dependencia.

Pero ¿cuál es el balance que va a dejar la todavía funcionaria estatal y qué expectativas hay para quien la sustituya? Gustavo Rojas Ayala y Ángel Leyva Murguía, de Mexicanos Primero Sinaloa, lo exponen.

Rojas Ayala, director general de MPS, destaca que el inicio de la gestión de Domínguez Nava se centró en el regreso a las clases presenciales tras la pandemia, el deterioro en la infraestructura escolar que se encontró y en conflictos con la sección 27 del SNTE.

“La reapertura total del sistema educativo puso en evidencia grandes necesidades y desafíos. En primera instancia, las condiciones de infraestructura escolar mostraron toda su insuficiencia. La antigüedad y precariedad de muchos planteles se vio agravada por robos, saqueos y abandono. Aunque este último problema se abordó adecuadamente a través de una estrategia de vigilancia con participación de las comunidades escolares, el problema de fondo permanece sin resolver”, consideró.

Agregó que bajo el mando de Domínguez Nava, la SEPyC replicó las decisiones federales sin construir una agenda educativa local, afectando la calidad educativa.

Los problemas en la implementación de reformas, la desaparición de Escuelas de Tiempo Completo y las carencias en infraestructura educativa, destacaron en su gestión, agregó.

En cuestión de aprendizajes, el Índice Global de Aprendizaje, herramienta elaborada por MPS, señaló la existencia de una crisis educativa ignorada que debía atenderse, la cual quedó confirmada por datos que arrojaron las evaluaciones de la Mejoredu y la prueba PISA.

Es tiempo de corregir el camino

El periodo del gobernador Rubén Rocha Moya no llega todavía a la mitad, por lo que todavía hay tiempo de corregir el rumbo en materia educativa, pero para ello se necesita, primero que nada, voluntad política.

Ángel Leyva subrayó que la persona que asuma la titularidad de la SEPyC, en caso de que Domínguez Nava haga efectiva su salida, debe tener alta vocación y compromiso con el derecho a aprender de niñas, niños y jóvenes.

“Un perfil con visión a largo plazo y transexenal que tenga claro que más allá de los intereses políticos o electorales, lo que verdaderamente importa es impulsar el presente y futuro de las próximas generaciones”, manifestó.

El director de Investigación de MPS enfatiza la necesidad de que la SEPyC adopte un enfoque inclusivo y equitativo, con prioridad a áreas como la primera infancia, infraestructura educativa y grupos marginados.

Es importante, dijo, que se reconozca la emergencia educativa actual y se aborden las deficiencias académicas y las afectaciones emocionales, que han quedado de manifiesto en la evaluación diagnóstica de la Mejoredu y la investigación Equidad y Regreso.

“Ante la magnitud de los desafíos que enfrentamos como sociedad, se necesita liderazgo, vinculación y apertura al diálogo por parte de los tomadores de decisiones. Quien dirija la educación en Sinaloa, debiera tener apertura a escuchar las voces que aportan a la mejora educativa sin excluir a nadie”, subrayó.

La sociedad Sinaloense, expuso, debe exigir un líder educativo comprometido y responsable, que no priorice motivaciones políticas y que comprenda y promueva la mejora del sistema educativo que los estudiantes necesitan.