Skip to content

Opinión

Presupuesto educativo 2024 en Sinaloa insuficiente para enfrentar la crisis de aprendizaje
07/diciembre/2023
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Gustavo Rojas Mexicanos Primero
Gustavo Rojas
Director general de Mexicanos Primero Sinaloa

Considerando la evidencia presentada por Mexicanos Primero Sinaloa (MPS) hace algunas semanas y los resultados de PISA 2022, es de suma urgencia reconocer que la capacidad del sistema educativo de producir aprendizaje está en crisis. Por lo tanto, este no es el análisis de cualquier presupuesto educativo. En esta ocasión, el énfasis debe ser determinar si se trata de una inversión que considere las grandes adversidades que deben resolverse.

Con un monto total de $33,558,239,475, el gasto en educación representará en Sinaloa un 48% del gasto público. Se mantiene así la tendencia recurrente de que prácticamente uno de cada dos pesos gastados por el gobierno del estado van a educación. Para determinar si este gasto efectivamente se hace cargo de la crisis de aprendizajes existente, se valorará desde tres dimensiones: priorización del aprendizaje, infraestructura y equidad e inclusión.

La dimensión de priorización aprendizaje, considera para el análisis los recursos invertidos en el Programa de Desarrollo Profesional Docente. Este programa es relevante, pues a través de él debieran financiarse las acciones de formación que permitan a maestras y maestros en Sinaloa fortalecer sus estrategias de enseñanza. Sin este continuo ejercicio de preparación, es imposible pensar que las escuelas públicas en Sinaloa ofrezcan una mejor educación y que aumenten los niveles de aprendizaje.

A este ítem se asignarán sólo $2,650,236. Aunque esto implica un aumento de 53% en términos nominales y de 47% si se considera la inflación, resulta un monto insuficiente para atender a la crisis educativa que vive Sinaloa. Considerando la cantidad de maestros en Sinaloa, esta cifra únicamente asigna 93 pesos anuales para el desarrollo profesional de cada educador en el estado.

Acá está sin duda la principal debilidad en el análisis del presupuesto educativo 2024 en Sinaloa. La insuficiencia del recurso que se planea asignar a esta importante dimensión refleja la incapacidad de los tomadores de decisiones de entender la naturaleza del problema que tienen al frente.

Por otra parte, en la dimensión de infraestructura escolar, el Instituto Sinaloense de Infraestructura Física Educativa (ISIFE) estaría recibiendo un aumento sustancial enfocado con distintos montos en educación básica, media superior y superior. Este aumento responde a la gran presión social generada por las comunidades en el estado ante el deplorable estado de la gran mayoría de los planteles.

Aunque una mayor disponibilidad de recursos es una buena noticia, el gran problema radica en la ausencia de un censo de necesidades que permita crear un plan de gestión a mediano y largo plazo para organizar la renovación y mejoramiento de la infraestructura educativa en Sinaloa. Sin dicho plan, es muy difícil estimar la suficiencia de lo que se plantea invertir en esta materia.

Finalmente, en la dimensión de equidad e inclusión, hay avances significativos en la asignación de recursos a educación especial y en el programa de apoyo a migrantes. Estos aumentos son un paso positivo hacia una educación más inclusiva. El siguiente paso será estudiar que estas asignaciones sean traducidas en un uso razonable de los recursos. Y posteriormente en un impacto positivo en la situación de vida de dichos segmentos de la población.

En esta dimensión también es relevante incluir la inversión destinada a la primera infancia. Lamentablemente, el programa de expansión de la educación inicial  padece una disminución importante, y el de los centros de atención infantil no fue ajustado a los efectos inflacionarios, por lo que tendrá menos inversión en términos reales. Esta baja en los niveles de financiación podría afectar la calidad y el acceso a servicios esenciales para los más pequeños y sus familias.

En resumen, se trata de una propuesta insuficiente para abordar de manera integral la crisis de aprendizajes que se vive en Sinaloa. Es de esperar que durante estos últimos días del año, el Congreso del Estado aborde de manera fiel a su responsabilidad con la ciudadanía la labor de evaluar y votar lo propuesto por el Gobierno, reasignando recursos a rubros como los aquí señalados.

Fuente: https://revistaespejo.com/reflexiones/presupuesto-educativo-2024-en-sinaloa-insuficiente-para-enfrentar-la-crisis-de-aprendizaje/

También te recomendamos

Daniel Rodríguez

La deuda educativa del sexenio: retos y compromisos para el futuro
Daniel Rodriguez

Ángel Leyva

Escuchar a la niñez para aprender mejor
Angel Leyva

Ángel Leyva

La evaluación de los aprendizajes: el tema ausente
Angel Leyva

Daniel Rodríguez

Crisis de aprendizaje sin respuesta
Daniel Rodriguez

Ángel Leyva

La educación eclipsada
Angel Leyva

Ángel Leyva

Educación en campaña: las voces ignoradas
Angel Leyva

Daniel Rodríguez

Entre Ruinas y Temores: La crisis de infraestructura y seguridad en las escuelas
Daniel Rodriguez

Ángel Leyva

Consensos y oportunidades para impulsar la educación
Angel Leyva