Skip to content

Opinión

Volver a encontrarnos: regreso a la escuela en América Latina
24/Feb/2021
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Gustavo Rojas Mexicanos Primero
Gustavo Rojas
Director general de Mexicanos Primero Sinaloa

Atendiendo al llamado del Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, a evitar una “catástrofe generacional” varios países de América Latina y el Caribe han comenzado a reactivar gradual y progresivamente su educación presencial. Mientras nuestros vecinos implementan sus estrategias (que pueden leerse con detalle en el sitio web de Mexicanos Primero Sinaloa) en esta columna comparto algunos de los puntos más destacados en los casos de Argentina y Colombia.

Argentina

De acuerdo con información del Ministerio de Educación de Argentina, para el 8 de marzo ya deberían haber regresado a la escuela los más de 10 millones de estudiantes en el país, en un proceso iniciado formalmente el 17 de febrero. Esto fue posible mediante un acuerdo de nivel federal, se decidió que los planes de regreso puedan ser determinados y ajustados en cada “jurisdicción de acuerdo con la fase epidemiológica que se transita” (Ministerio de Educación de Argentina, 2021).

Algunos de los puntos clave de plan argentino son: considerar la participación de familias y estudiantes en el proceso, priorizar a los grupos más afectados por la pandemia y asegurar profunda coordinación entre las carteras de educación, salud y desarrollo social. Además, cualquier plan de reapertura debe considerar además información actualizada y detallada de las condiciones de infraestructura sanitaria de los establecimientos.

Pedagógicamente, las consideraciones giran en torno al escalonamiento de acuerdo con realidades locales. Asistencias alternadas, intercalando momentos de presencialidad y no presencialidad. Y también, se emiten consideraciones de calendarios escolares, de evaluación de aprendizaje sobre la base de planes curriculares priorizados.

Colombia

De acuerdo con información del Ministerio de Educación de Colombia, al 22 de febrero, ya habían regresado a la actividad presencial el 71% de las secretarías de educación en el país (2021, Ministerio de Educación de Colombia), en un proceso de regreso gradual y progresivo que inició el 18 de enero, siguiendo un esquema de alternancia.

El concepto de alternancia es definido como la reactivación educativa presencial de acuerdo con las posibilidades sociales de cada comunidad y las características de cada escuela. Mientras en algunos casos se puede regresar a la presencialidad, en otros se mantendrán vigentes estrategias multicanal de apoyar a estudiantes y familias que continúen de manera remota.

Destacan en el plan colombiano, una serie de lineamientos que no sólo explican los protocolos para mantener la seguridad sanitaria y asegurar la estructura administrativa, sino también se emiten lineamientos de trabajo pedagógico, como priorizar la utilización de metodologías como el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP). Y además, destaca una inversión superior a los 2.300 millones de pesos mexicanos para apoyo de las instituciones educativas, entregado entre los meses de julio y noviembre del 2020.

¿Y México?

En las experiencias de ambos países, destacan como elementos centrales el hecho de tener planes rigurosos y detallados, que reconocen la importancia de decisiones tomadas desde lo local y en directa comunicación con familias, docentes y abiertas a organismos de sociedad civil dispuestos a colaborar. El proceso de regreso a las escuelas no es una tarea sencilla, pero se trata de una gran urgencia y una necesaria alternativa para millones de niñas y niños en el continente.

México y Sinaloa ya se tiene un camino avanzado. Hace meses son de conocimiento público las 9 intervenciones de salud que tienen que respetarse antes del regreso a las escuelas, bajo un semáforo epidemiológico en color verde. Por otra parte, sabemos que ha habido estrecha e intensa coordinación entre Salud y Educación, lo cual ha llevado a la creación de protocolos conjuntos para asegurar la seguridad en el regreso a las escuelas.

Hoy por hoy, la oportunidad más inmediata de ofrecer a los estudiantes más afectados por la pandemia una alternativa para su aprendizaje y bienestar integral está en la adaptación de las escuelas como Centros Comunitarios de Aprendizaje. Con un aforo reducido, maximizando el uso del espacio al aire libre, sin una lógica de clases sino de tutorías personalizadas y sobre todo, privilegiando la convivencia humana, tan necesaria para generar los lazos que constituyen lo que conocemos como escuela.

Fuente: https://www.noroeste.com.mx/publicaciones/opinion/volver-a-encontrarnos-regreso-a-la-escuela-en-america-latina-116726

También te recomendamos

Daniel Rodríguez

La deuda educativa del sexenio: retos y compromisos para el futuro
Daniel Rodriguez

Ángel Leyva

Escuchar a la niñez para aprender mejor
Angel Leyva

Ángel Leyva

La evaluación de los aprendizajes: el tema ausente
Angel Leyva

Daniel Rodríguez

Crisis de aprendizaje sin respuesta
Daniel Rodriguez

Ángel Leyva

La educación eclipsada
Angel Leyva

Ángel Leyva

Educación en campaña: las voces ignoradas
Angel Leyva

Daniel Rodríguez

Entre Ruinas y Temores: La crisis de infraestructura y seguridad en las escuelas
Daniel Rodriguez

Ángel Leyva

Consensos y oportunidades para impulsar la educación
Angel Leyva